Soy el Vino - Capítulo III

Escrito por  Abr 27, 2014

萨尔瓦多日报维诺。葡萄和葡萄酒。我告诉你我的故事。


LOS ENVASES DEL VINO. LA TRANSMUTACION DE LOS MATERIALES. LA CERAMICA Y EL VIDRIO. Al-KAMIYA Y SU SIGNFICADO, LA ALQUIMIA. LA PIEDRA FILOSOFAL Y LA INMORTALIDAD. EL CORAN Y MI PROHIBICION PARA EL MUNDO ARABE. LEYES Y CODIGOS ANTIGUOS QUE HACEN REFERENCIA A MI, AL VINO.

Por Ricardo Brizuela

 

Alguna vez leí un libro – también estoy al tanto de aquellas cosas que imagina el hombre y la transmite a través de la literatura – en el que el protagonista era un escarabajo de oro, perdido en Egipto en época de faraones, y que rodando en el tiempo cuenta su historia. Quedé fascinado: era tal el realismo del cuento que puedo asegurar que me vi transportado a paisajes, costumbres y sociedades distintas de la mano de quienes lo encontraban, lo robaban o lo vendían.

Mi sorpresa aumentaba con cada página leída y me aferraba al relato mucho más porque yo reconocía aquellos lugares, aquellas personas, aquellos gestos.

Tuve casi la certeza de que quien escribió aquello también había vivido como yo, prisionero de los tiempos y de la historia, hijo de la eternidad.

Supe de algunas personas que habían logrado – mediante experiencias fantásticas – alargar su vida en siglos o milenios. Dicen de un tal Fulcanelli, que habría traspasado la frontera de la muerte mediante la alquimia, una ciencia de transmutación de materia.

-              ¿Cómo Drácula?

¡Hey! Tienes sentido del humor... También he oído de Drácula, muchacho. Sin embargo, esa leyenda fantástica de seres que vivían succionando la vida a otros fue sólo un recurso publicitario de una era increíble y muy reciente: la del cine. De ella también tengo recuerdos que serán de tu interés, con vivencias de actores y directores y miles de figuras que, en su papel de marionetas, alimentaban – y alimentan - estos y otros mitos. Verás cómo se levanta un imperio, de la mano de la fantasía. Tambien nos acercaremos a los tiempos modernos, a los protagonistas, a los nuevos winemakers Pero esto no es ficción: la alquimia ha construido mucho del mundo tal como es hoy.

-              ¿Qué es la alquimia?

La alquimia es la ciencia más antigua de la historia del hombre, por eso se la llama proto-ciencia. Debo decirte que su práctica atravesó todas las civilizaciones: Mesopotamia, el Antiguo Egipto, el Imperio Islámico, Persia, La India, China, la Antigua Grecia, el Imperio Romano, y luego en Occidente se incorporó a la Filosofía, con un impacto académico desafiante.

En Europa fueron estudiosos de la Alquimia, entre otros,  Isaac Newton al que se debe la Ley de Gravitación Universal; Roger Bacon, reconocido filósofo y San Alberto Magno, que tenía grandes conocimientos de astronomía, física, geografía y, también, alquimia, entre muchos otros que también trascendieron por su inteligencia..

La alquimia proviene del árabe al-khimiya, y es interesante destacar que de la palabra árabe Khimiya desciende esta otra, occidental: “química”. El hombre aprendió a usar el fuego y los alimentos, aprovechando también el aporte de la química.

En un principio su práctica buscaba la transmutación de los metales, sobre todo transformando el plomo en oro. Mediante la alquimia se pretendía encontrar la piedra filosofal, que sería la culminación en la búsqueda de la eternidad. En el siglo XX la alquimia disfrutó de un remozamiento como consecuencia del trabajo de físicos que lograron transformar átomos de plomo en átomos de oro, con un resultado cierto pero efímero: el átomo de oro no lograba perdurar más de cinco segundos.

-              En la Edad Media la alquimia roza la rica mitología cristiana, el Santo Grial, la Sangre de Cristo, los Templarios y el Santo Sepulcro. 

En los primeros tiempos, el aporte de alquimistas contribuyó al descubrimiento de nuevos materiales, que se utilizaron para la creación, por ejemplo, de nuevas vasijas en las cuales yo era trasportado. Y aquí entramos en tema, respecto a la promesa de contarte la historia de las vasijas del vino. 

-              ¿Volveremos sobre la inmortalidad?

Ya lo creo. ¡El hombre vive creyéndose inmortal! Ahora presta atención: La cerámica y el vidrio que comienzan a utilizarse en la trasportación del vino tienen el signo mismo de la alquimia, tal como la fermentación del vino también es una acabada muestra de esta proto-ciencia y también el mismo fuego.

La sublimación del vino en las bodas de Caná y en la Ultima Cena (Jesús transforma el agua en vino en Caná y ofrece el vino como su sangre en la Ultima Cena) lo señalan a Jesús como el gran alquimista del cristianismo. 

Ambos hechos pueden ser considerados desde la Fe.

Pero en la transformación de materiales para la fabricación de Cerámica y Vidrio y la fermentación de las uvas para la elaboración del vino, se reconocen los albores de la química con utilización de los preceptos de la alquimia, de fuerte presencia en el desarrollo humano desde la prehistoria.

El barro cocido fue en primer lugar el recipiente que predominó en mi transporte, siendo las ánforas que contenían aproximadamente 26 litros las mas comunes. Así transcurrieron muchos milenios.  Llegó después la cerámica que comenzó a ser utilizada por los fenicios, antepasados de los hebreos.

El uso del vidrio (1.200 años a. de Cristo)  estuvo restringido solo a adornos, cuentas y abalorios. Un importante descubrimiento fue el del vidrio soplado, logrado en el siglo I antes de Cristo también por fenicios, pero que no tenía aplicación práctica para mi transporte. Realmente la botella de vino, recién comenzó a ser utilizado en el Siglo XVIII.

-              ¿Por qué tan tarde?

Te seguiré contando… El vidrio que se conocía desde la antigüedad era inconsistente y de muy elevado costo para ser utilizado como vasija de vino. Recién en el Siglo XVII pudieron superarse estos problemas con la creación de hornos apropiados para fabricar vidrio.

Una referencia interesante: Bordeaux en Francia, transformada en una de las regiones más importante de producción de vino del mundo, comenzó a utilizar la botella en el siglo XVIII – el mismo siglo de su época de oro - antes de la Revolución Francesa de 1789. La bodega francesa Chateau D´Yquem vendía entonces sus vinos embotellados. Pero otro productor importante como Chateau Mouton Rothschild no comenzó a llenarme en botellas sino hasta el año 1926, pleno siglo XX. .

-              Y qué pasaba con el champagne: ¿dónde se realizaba la segunda fermentación?

Gran pregunta. Hasta 1640 el vino de la Champagne se vendía en barricas. En 1640, con el invento de grandes hornos que consumían carbón de hulla en Inglaterra, Kenelm Digby  -  inventor, amante del vino, aventurero, corsario y arqueólogo - produce la primera botella para vino. Se ve envuelto en conflictos de todo tipo por la paternidad de la patente, pero en el año 1662 es reconocida su legítima propiedad. Pero recién  en el año 1728 (Siglo XVIII) puedo circular embotellado, dentro de un envase de vidrio,  por una ordenanza real.  Sin embargo la botella precisamente fue una gran preocupación de Dom Perignon, al punto que el abate pensaba abandonar la segunda fermentación del champagne, porque la fuerza del gas acumulado hacía estallar las botellas en un porcentaje elevado. En el mismo período del que hablamos, Dom Perignon descubrió el uso del corcho y pudo contar con una botella de paredes mas gruesa, gracias al invento de Kenelm Digby. Allí nací para la historia como champagne tal como me conocen hoy quienes  se solazan conmigo, pero doy fe que mucho antes de esto, la sed de este espumoso ya era saciada con otras bebidas similares en la misma Francia. Para la historia que hoy contamos quedó grabado el exaltado grito del monje francés: "¡Venid hermanos... estoy bebiendo estrellas!"  Yo, debo decir, nunca oí del monje esta expresión, pero reitero: la historia la escriben según como se quiere que hubieran sucedido los hechos.   

                 - Historia hermosa... pero ¿cuál es la diferencia entre  el cava y el champagne? ¿Entre el prosecco y el champagne..? y ¿por qué hay champagne genuino en Estados Unidos y en otros países no puede llamarse así este vino, con la misma elaboración que en Francia? 

Ese es otro capítulo que lo contaré mas tarde en detalles.  Sólo debes, por ahora, tener en cuenta que la lucha del champagne por sobrevivir fué ardua. Tal vez si los ingleses lo hubieran ignorado, el champagne hoy no existiría. Otros países hicieron mucho por su crecimiento. Alemania y Estados Unidos fueron dos aliados importantes; y hasta la misma Argentina cooperó para difundir el nombre de champagne. Hazme acordar, te haré conocer el por qué de las explosiones que casi frustran mi nacimiento como champagne, quienes fueron los primeros productores, los grandes bebedores como Napoleón Bonaparte y el conde Leopold von Bismarck-Schönhausen, y el descubridor del por qué de las burbujas, el químico  - ¿recuerdas al-khimiya y la alquimia? - Louis Pasteur, hecho que no conoció Dom Perignon.

-             Bien, te haré acordar, pero son muchos los temas que dejas de lado, amigo ¿Y cómo se resolvían los conflictos como los de Kenelm Digby?

Mis disculpas, pero deseo ser coherente. La historia del vino, es decir la mia, como la del hombre mismo, no pude ser lineal y como debe interactuar en el tiempo en otros acontecimientos y otros protagonistas, te sugiero que pospongamos algunos hechos para llegar en un esquema, tal como ocurrieron las cosas. En cuanto a la justicia en relación a mí y el comercio, y otras cuestiones, fue abordado por varios códigos en la antigüedad. Sin duda el más explícito y el más antiguo fue el Código de Hammurabi, que toma su nombre de uno de los reyes de la antigua Babilonia.

Esta civilización de guerreros y comerciantes, supieron desarrollar una sociedad reglamentada por leyes y con un gran desarrollo cultural. Allí se construyeron los famosos Jardines de Babilonia, que es una de las “Siete maravillas del mundo antiguo”, en el siglo VI a. de Cristo. El Código de Hammurabi -  del Siglo XVII a. de C. - contiene una compilación de poco más de 200 leyes o disposiciones. Se lo conoce como de la Ley del Talión,  y por otras disposiciones tanto o más drásticas y draconianas en su manera de hacer justicia. Cuatro disposiciones se refieren específicamente a mí y al comercio originado con la venta del vino. Estas viejas disposiciones recuperadas con el descubrimiento de una estela de piedra con un bajo relieve con la figura de Hammurabi, se encuentran en los apartados 108, 109, 110 y 111.  En ellos se habla de los contratos de compraventa de vino, sus transacciones con otros productos como el trigo por ejemplo, y la conducta de quienes debían acercarse a mí, o sea al vino.

Pero hubo otros documentos muy explícitos sobre estos mismos temas en civilizaciones diversas y en otros tiempos, sobre los que también daré testimonio.

Uno de ellos tiene un valor superlativo en un pueblo seguidor de una de las religiones monoteístas más fuertes: El Sagrado Corán, del islamismo. Este Libro es la Guia  para la religión de mayor número de adeptos en el mundo.

Sin embargo, toda mención a mi es para reafirmar la prohibición de beber vino, entre otras bebidas alcohólicas. En tiempos recientes el Grupo Matarromera de España lanzó un vino sin alcohol para el Mercado Arabe  con mucha aceptación. La propuesta es ingeniosa: tengo muchas expectativas por reunirme con esos seguidores del Profeta Mahoma que suman más de 1.200 millones de fieles.

-              ¿Monoteísta?

Todos quienes siguen a una religión monoteísta creen en un solo Dios.

-              ¿Como los cristianos?

Los islamitas o musulmanes, los cristianos (católicos) y los judíos creen en un Dios único. Las tres religiones tienen un tronco común que se remonta en el tiempo. Para los Judíos su nombre es Yahvéh, también reconocido por los católicos. Para los musulmanes es Alá. El Libro Sagrado del Corán fue escrito por Mahoma en el año 622 de la era Cristiana, quien - según los Islamitas - lo recibió de Alá. Lo fantástico, querido amigo, si me permites llamarte así, es que Judíos y Cristianos comparten con Musulmanes parte de los libros que orientan sus creencias. Por ejemplo, La Toráh de los Judíos es el Antiguo Testamento de los cristianos. La Biblia de los Cristianos se divide en dos grandes libros: el Antiguo y el Nuevo Testamento, respetado también por los Musulmanes Sunitas. Los Chiíta son también una de las grandes ramas del Islam. En las suras del Corán que me nombran, desgraciadamente me asimilan a cualquier otra bebida impura y comparto con el maysir (juego) la prohibición del derecho ritual musulmán.

-              ¡Fantástica historia!

Aún falta agregar algo, mi pequeño amigo.  Te voy a dar un dato que debes valorarlo por lo que represento para los Cristianos: En la Biblia, mi nombre se repite 521 veces, y como vino soy protagonista de hechos bíblicos importantes. Para los Judíos tampoco soy un extraño: Nada les impide degustarme, siempre que mi elaboración se haga observando ciertas normas llamadas Kosher, que aseguran el respeto a las reglas talmúdicas. El Talmud es para ellos, la tradición oral de su religión.

Estos instrumentos, libros o escritos, integran para los seguidores de cada una de las tres religiones, un compendio de registros  jurídicos. Pero no se agotan aquí las normas o leyes a las que debimos en cada tiempo someternos, en bien de un orden social.  Debo mencionar también la Liber Iudiciorum, del Derecho visigodo, del Siglo VI que legislaba en materia relacionada con los territorios de España durante la época de las tres culturas: Cristianos, Musulmanes y Judíos.

-              ¿Y quién defendía a los acusados?

Excelente pregunta. Solamente una somera información sobre la Historia de la Abogacía puede echar luz sobre este interrogante.

En la India, cinco siglos antes de Cristo, aparece un codificador llamado Manú, el cual organiza una recopilación de leyes ancestrales. En el versículo 103 del Libro primero del Código se lee: “Este libro debe ser estudiado con perseverancia por todo Bracman instruido y ser explicado por él y sus discípulos; pero jamás por otro hombre alguno de una clase inferior al Bracman.” Es ésta la primer figuración relacionada con la profesión de abogado que se encuentra en los compendios jurídicos antiguos.

El Bracman o Bragman era en la india un hombre de casta sacerdotal. También en Caldea, Babilonia, Persia y Egipto, la defensa de los intereses particulares estaba encomendada a los sabios, quienes hablaban al pueblo congregado, patrocinando sus causas.

En Grecia se reconoce a Pericles como el primer abogado de la historia. En Roma la complejidad del Derecho Romano hizo necesaria la participación de técnicos. En América, antes de la llegada de Colón, los soberanos de México o Reyes, tenían el derecho de hacer leyes y decretos, ayudados por personas, generalmente ancianos. Quiero señalar, mencionando México, que antes de la llegada de Hernán Cortéz y sus soldados, había en esa nación norteamericana valles riquísimos en vitis labrusca. En la Edad Media, con influencia de la Religión Católica, y los grandes Monasterios cubriendo el rol de viñateros, tuve algunos períodos brillantes. Nacieron tambien por esa época los gremios, que furon asociaciones de profesionales, que aunque de segunda categoría, lograron gran influencia aliados con el tiempo. Voy a hablar de ellos, pero quiero ahora  señalarte al "Arte dei Vinattieri", que representaba a los vendedores de vino de la Toscana y se habían dado un Estatuto que regía su trabajo con fuerza de Ley. En el siglo XVI me hice presente con la primer bodega de América. Esto debes tener en cuenta porque marcó una Epoca: Mi aparición en el Nuevo Mundo en una entidad de elaboración del vino, una bodega que alcanza los días actuales. Pero es justo reconocer también que en ese mismo siglo, algunas décadas antes, el vino de vitis vinífera ya se conocía, en un país de nombre Reino de Chile, conquistado en 1540 por el español don Pedro de Valdivia. En 1556, un cura llamado Juan Cedrón, desde Chile atraviesa los Andes hacia lo que se conoce ahora como la República Argentina. Llevaba las primeras estacas de vid para plantar en ese destino.

Mas volviendo al tema, así nace según recuerdo,  la profesión de abogado.

Hay mucho más que decir sobre las cosas, los hechos, las costumbres, la historia, los personajes, del mundo del vino; sus protagonistas y sus familias, con el hombre, en fin, al que acompaño desde que nací, hace miles de años.

De vuestra curiosidad quedo pendiente. Ella es la llave que abre el tesoro de mi memoria. 

 

Lea también: Capítulo I de Soy el Vino. Capítulo II de Soy el Vino.
Capitulo IV: Introducción al vino en el
Imperio Romano, el Cáucaso, los Dollium, Kvevries y Tinajas.
Capítulo V: Introducción al vino en la Edad Media y América.

 

Fin del Capítulo III
Biblioteca del Vino de Diario del Vino
Todos los derechos reservados.© Soy el Vino

Ultima vez modificado Domingo, 25 Enero 2015 07:38