Entretelones: un vino de 100 puntos que se mantuvo 30 años en el secreto de la bodega.

Sep 07, 2016

Fotografía: Don Juan Carlos visita el Castillo de Ygay en la inauguración de su restauración.

El Castillo de Ygay que le da el nombre al primer Crianza de vino blanco español que obtiene los míticos  100/100 de Robert Parker, no es un una estructura común. Se trata de la obra mas representativa de los vinos de Rioja, constituyendo desde el siglo XIX en la primera bodega en exportar los productos de esta región española, emblemática para la industria del vino de ese país. Muchos sostienen que los vinos de Rioja nacieron en esta bodega.

 

El Castillo fué construído en el Siglo XIX al estilo de los chateaux de Bordeaux por orden de Luciano de Murrieta en el corazón del vino riojano, la localidad de Logroño.

El Castillo de Ygay, según una publicación de España, es uno de los edificios más antiguos de Europa con más de 4.000 metros cuadrados construidos con piedra y constituye un singular museo que mantiene intactos los procesos de vinificación del siglo XIX y que contiene en su interior una de las más extensas colecciones privadas de botellas históricas del mundo, así como valiosa documentación y piezas que remontan a los orígenes del vino de Rioja.

El Rey Don Juan Carlos inauguró en el año 2014 la resturación de este magnífico edifició de mas de 8 mil metros cuadrados de superficie con muros de piedra.

En 1983, Vicente Cebrián-Sagarriga, padre del actual presidente de la Bodega compró la propiedad a la familia Murrieta. En 1996 Vicente Cebrián-Sagarriga se hizo cargo de la dirección de la empresa, iniciando un proceso de reconstrucción con vistas a incoporar este verdadero monumento de la vitivinicultura al patrimonio del turismo enológico que entonces comenzaba a vislumbrrse entre las riquezas que el vino derrama a esta tierra de vinos.

Diez años antes, 1986, había comenzado la aventura del crianza blanco Castillo de Ygay. que fué madurando año a año en el silencio de las piedras de Ygay en un largo proceso donde se mezclaron los colores del sol de las uvas viura y ambrosia, Catorce millones de euros fué la inversión del Castillo, que según su presidente, fué derribado totalmente y luego construído de nuevo. 

Precisamente en 2014, el año que Don Juan Carlos inauguraba el Castillo de Ygay reconstruído, el vino se desperazaba de su largo sueño entre el ruido de las embotelladoras.

Ese año, los pasos reales visitaron el extraordinario cementerio de vinos que se guardan en las entrañas del Castillo y Don Juan Carlos tuvo el placer de tener en sus manos la añada 1938, año de su nacimiento, recorriendo dspués la sala de barricas.

La bodega Marques de Murrieta tiene 300 hs. de viñedos y anualmente llega con sus vinos a 92 países. En su visita, el rey Juan Carlos supo que un vino extraordinario, de la añada 1986 se preparaba para sorprender al mundo desde un escenario internacional del mas importante nivel.

Así el Blanco Crianza 1986 se abrió paso hacia los paladares mas refinados.

El resto va camino a ser historia.

Ricardo Brizuela

México, 10 de septiembre de 2016

En México: La Europea 

 

Ultima vez modificado Lunes, 12 Septiembre 2016 08:09