Diario del Vino

version PC Registrate Participa

Argentina: Este es el plan para elevar el precio del vino

Fuente: Sitio Andino, Mendoza (Argentina) martes 30 de 2014

Por: Federico Manrique

La crisis se siente. Los precios del vino no repuntan y pierden por lejos contra la inflación real. Y en el corto plazo la situación se complica debido al sobre stock de vinos que presiona a la baja en un contexto de caída en la demanda, tanto por exportaciones como por ventas al mercado interno.

Un dato pinta a las claras cuán crítica es la situación: Al día de hoy hay acumulados (sin vender) unos 240 millones de litros de vino blanco genérico. Este stock equivale a 12 meses de despachos al mercado interno. Esto significa que aún si nadie elaborase vino blanco en esta próxima cosecha, igual había vino blanco disponible para abastecer al mercado interno durante lo que queda de este año y casi todo el 2015.

-¿Cómo se llegó a esto?

-Rápidamente por una combinación de factores: baja en la demanda por caída en las exportaciones y retracción en las ventas de vinos al mercado interno, junto con una cosecha de uva que fue mejor de lo esperado y en donde desde los Gobiernos de Mendoza y San Juan se dio la señal equivocada de elaborar poco mosto en función de una expectativa equivocada de que iba a faltar uva y por lo tanto iba a haber menos vino.

-¿Cómo se sale?

-Asociación de productores, cooperativas vitivinícolas, empresarios y pequeños bodegueros vienen analizando distintas opciones junto con funcionarios del Gobierno provincial para intervenir en el mercado con el objetivo de retirar stocks, deprimir la oferta de vinos, en especial de blanco genérico, y hacer que los precios repunten. Con esa idea se trabaja en dos acciones de aplicación inminente: exportación de vinos a granel a Rusia con una “compensación de impuestos indirectos”, que terminará operando como un subsidio sobre el precio final de venta al exterior; y con la emisión de certificados de destilación que luego podrán ser usados para pagar impuestos provinciales. Todo esto mientras se sigue buscando el financiamiento necesario para la emisión del Título Vitivinícola (TIVI), aunque en este caso la prioridad la tiene el propio Estado que aún no consigue financiamiento para cubrir sus desequilibrios. Por eso, al menos por ahora el TIVI no es una opción viable.

-Beneficios para exportar a Rusia.

-La primera salida es exportar vino blanco a granel a Rusia para reducir los stocks vínicos. En este sentido, desde ProMendoza ya se trabaja en los contactos comerciales (funcionarios locales estuvieron en la World Foods en Moscú); en la integración de cinco grupos asociativos de pequeñas bodegas que nuclean a unas 30 empresas, que en conjunto producen poco más de 100 millones de litros de vino blanco; y en la articulación de un sistema de “compensación de impuestos indirectos” que terminará operando como un subsidio sobre el precio final de exportación del vino.

“La idea es compensar parte de los impuestos indirectos que hoy paga un exportador, como los impuestos a los combustibles incluidos en los costos de los fletes, y que no están reconocidos dentro de los reintegros”, explica Daniel González, gerente de ProMendoza.

Con fondos propios de la provincia, es que el Estado “reintegrará impuestos indirectos” a los exportadores por el equivalente a U$S0,10 por litro de vino blanco. Hoy el vino blanco a granel de Mendoza llega a Rusia con un precio por litro de U$S0,50, explica González, por lo que con el “reintegro” que en la práctica termina siendo una suerte de subsidio o ayuda para exportar, estaría en condiciones de llegar en igualdad de precios que el vino blanco a granel de España, uno de los principales jugadores en este mercado. Con este esquema, es que Mendoza confía en exportar unos 50 millones de litros de vino blanco genérico a granel a Rusia.

Rusia importa vino blanco a granel para fraccionarlo y venderlo en su mercado interno y para refermentarlo y elaborar espumantes. Sólo en 2013, el gigante europeo importó vinos por un total de 695,94 millones de litros. De ese total, Argentina tuvo una cuota de 19,39 millones de litros. Sólo en 2013, Mendoza exportó vinos por un total de U$S10,3 millones.

También hay un contexto político favorable para Mendoza fruto del enfrentamiento comercial y político entre Rusia y Europa con Estados Unidos por la crisis en Ucrania. Esto derivó en trabas y sanciones comerciales que han llevado a que Rusia frente importaciones de Europa, por lo que se abren opciones más allá de los precios.

Si a este contexto político favorable se le agrega que el vino puede llegar con precios competitivos a Rusia, hay grandes chances de poder exportar unos 50 millones de litros de vino blanco, opina Daniel González de ProMendoza. Los fondos para compensar impuestos indirectos saldrán de las arcas provinciales y del dinero que llega de la Nación como reintegro de 2,5 puntos del 5% que el vino paga de retenciones a las exportaciones.

-Opción B: certificados para destilar.

En paralelo al plan para exportar a Rusia, desde el Gobierno de Mendoza se está avanzando con la idea de mandar vino a destilar a cambio de certificados que luego podrán ser usados para pagar impuestos provinciales. Esto también tendrá un costo fiscal para el Estado, pero el objetivo es asistir a la producción y lograr que los precios del vino se tonifiquen, lo que permitiría asistir al productor primario hoy en una situación crítica, ya que con su producción no logra en muchos casos hacer frente a los costos de cultivar la uva.

La idea es que el productor o bodeguero que tengan vino pero no mercado ni precio conveniente para venderlo, decidan mandarlo a destilar. A cambio, el Estado les entregará un certificado que luego podrá usarse para cancelar deudas por impuestos. Estos certificados podrán cederse a terceros, por lo que se abre también un mercado secundario para estos títulos. Mendoza encarará este plan junto con el Gobierno de San Juan con la idea de sacar todo el stock excedente de vinos del mercado.

30 de septiembre de 2014

Ultima vez modificado

Copyright Diario del Vino 2005-2014

Arriba version PC