El vino sigue contando nuestra historia

Ago 26, 2014

Foto: Equipo de especialistas. Nurith Goshen, supervisor de la D-West Zone y el Dr. Andrew Koh, Proyecto Arqueológico Tel Kabri.
El hombre y el vino son dos referentes de la historia del mundo que atestiguan sobre el pasado a quienes saben interpretarlos.

Con respecto al primero, la antropología, arqueología, la historia y más disciplinas que se agregan permanentemente, son nuestras auxiliares para saber quiénes somos. Respecto al segundo, también variadas ciencias nos cuentan qué somos. Y cada día que pasa, con nuevos instrumentos y nuevas tecnología, el vino nos dice cómo somos desde el fondo de la historia.

Y  así como describimos en nuestro curso de Introducción al Vino  - Lección Primera - todavía tenemos todo un mundo – literalmente – para descubrir cosas del vino. A las variadas noticias que oportunamente nos llegaron de los Montes Zagros y de Georgia, sobre emplazamientos diversos en los que se encontró residuos que indicaban la presencia del vino de siglos pasados, ahora se agrega Israel, en un paraje próximo al Líbano llamado Tel Kabri, en donde aparecieron restos de una antigua bodega datada por los científicos de aproximadamente entre los siglos 18 a 15 aC, vale decir hace casi 4.000 años.

En la publicación científica Public Library of Science One se indica que  “la evidencia arqueológica directa rara vez se ha ofrecido, a pesar de la prominencia de la antigua viticultura en tabletas de arcilla administrativos, medios de comunicación visual, y diversas formas de documentación”.

Resalta la importancia de este aporte: “Durante la temporada 2013 la excavación del Proyecto Arqueológico Kabri, una rara oportunidad se materializó cuando se encontraron cuarenta grandes vasijas de almacenamiento in situ en una habitación cerrada situada al oeste del patio central dentro del palacio (de la época) Bronce Medio cananea. Un amplio programa de análisis de residuos orgánicos ahora ha revelado que todos los frascos relativamente uniformes contienen pruebas de vino. Por otra parte, el contexto cerrado inherente a una bodega intacta singular presenta una oportunidad sin precedentes para un estudio científico intensivo, lo que permite la detección de diferencias sutiles en los ingredientes o aditivos dentro de jarras de vino similares de aparentemente la misma cosecha. (Los) Aditivos parecen tener la miel incluida, resina de estoraque, resina de terebinto, aceite de cedro, Cyperus, enebro, y tal vez incluso menta, el mirto, o canela, todos o la mayoría de los cuales son atestiguados en el 18 º siglo aC (Mari textos de Mesopotamia) y el 15 ª siglo aC (Ebers Papyrus de Egipto). Estos aditivos sugieren una comprensión sofisticada del paisaje botánico y las habilidades necesarias pharmacopeic para producir una bebida compleja que equilibra la conservación, la palatabilidad y psicoactividad. Este nuevo estudio ha dado lugar a ideas inalcanzables en el pasado, lo que contribuye a una mayor comprensión, no sólo de la antigua viticultura, sino también de la economía palaciega cananea (N.de laR. Cultura fenicia autora del alfabeto)

Nos da mucho gusto este hallazgo que intuíamos próximo – lea nuestra Primera Lección – y que estaría confirmando otra afirmación a la recurrimos en nuestras enseñanzas sobre el vino: la antigüedad puede extenderse aún a tiempos mayores, pero incluso es muy probable que se confirme lo que en  algunos círculos se entiende como la primera manifestación del vino como una experiencia Bio-molecular, es decir de fermentación espontánea, lo cual pudiera incluso instalar el interrogante si el vino fue antes o después de la aparición del hombre.

Ricardo Brizuela

30 de agosto de 2014

Cursos 
The Responsible Wine Consumer
Curso Primero: Introducción al Vino

Ultima vez modificado Domingo, 31 Agosto 2014 05:30