Viñas de Chile controlan Bodegas y Viñedos de Argentina

Ene 14, 2019

Un silencioso y cauto proceso de absorción llevan a cabo intereses vinculados a Viñas de Chile para manejar la producción de Bodegas de Argentina. La prensa de Santiago en su máximo nivel resaltó este lunes 14/1/19 este hecho. 

Los chilenos han logrado afianzar sus empresas en el orden internacional gracias a una estructuración planificada de desarrollo de los negocios del vino, en períodos para los que establecieron objetivos precisos. Indudablemente tres factores empujan los buenos resultados y la inserción de sus etiqueta en mercados clave de consumo. Una numeración de factores favorables nos aproximaría a este resultado: 

Responsible
Programa de Diario del Vino de ayuda para evitar excesos con el alcohol

1) La política económica del país, que determina una inalterable línea en las empresas privilegiando la estabilidad en sus lineamientos.

2) La formación homogénea del empresario chileno facilita un trabajo finamente coordinado por sus asociaciones vitivinícolas..

3) Una oferta sólida de un excelente producto, en el que la enología extrae lo mejor de todas sus variedades y sus exclusivos terroir. 

La suma de estos factores determinan los resultados a la vista: El vino chileno es muy bueno sin deferenciaciones por variedad, sino formando un cartel de etiquetas indudablemente jerarquizadas. Así se impuso en relativamente poco tiempo,  en mercados como el de China, Estados Unidos, Brasil, Inglaterra y otros países de Latinoamérica.

En el caso de Argentina, aunque podemos coincidir que se alinea con sus productos en un trabajo parecido al de Chile y posee una super abundancia de Empresas Vitivinicolas distribuídas en una superficie de miles dekilómetros, de un terroir variado y excepcional, no podemos avanzar en ningún análisis dado que su situación no proviene de estos factores ni de falta de mercados internos y externos. El mal mayor de la Vitivinicultura Argentina es producto de la dependencia de la actividad de la política económica de los gobiernos que se sucedieron en los últimos 20 años. En realidad nada va a cambiar en los próximos años, a la luz de las prioridades políticas y económicas del gobierno actual e incluso de un posble movimiento de timón en próximo meses, producto de una definición diferente al gobierno del ingeniero Mauricio Macri.

¿Cómo la otrora gran industria del vino de Argentina ha descendido los escalones señalados (no hablamos de calidad porque sobran ejemplos de vinos altamente competitivos con cualquier etiqueta del mundo) verdaderamente solo un estudio de nivel académico tal vez pudiera darnos una respuesta. En ese orden, pareciera coherente el movimiento chileno hacia el oriente de los Andes, amparándose en la fortaleza lograda en su país. 

Además, la internacionalización de la propiedad de las fuentes de producción - característica de la época - solo constituirá un paliativo que favorecerá a los cansados empresrios argentinos que quieran abandonar la lucha, pudiéndose afrontar una atomización de sectores bodegueros que trabajen para grupos de distintas procedencias. Tal vez el interés de Chile sea, hoy por hoy, lo mejor que le puede pasar a Argentina.

La realidad puede ser muy embarazosa

RB

 

Ultima vez modificado Martes, 15 Enero 2019 03:34