Omar Khayyam, el poeta que más alabó al Vino.

Abr 29, 2018

 

La Magia de la Viña

 

Omar Khayyam, una visita breve con una obra que canta al vino de hace cerca de mil años. 

 

En un resumen de su biografía, el sitio de poesía amediavoz.com, advierte en sus datos personales: “Nació en Nichapur, Persia, hacia el año 1040 de la era cristiana, y vivió cerca de ochenta años. Libertino, sibarita, ácido, místico y profeta, estudió Matemáticas y Astronomía, reformó el calendario musulmán, cultivó el Derecho y las Ciencias Naturales, pero todo le resultó insuficiente a la hora de resolver el misterio del Universo, las pasiones humanas y la existencia misma”. Admirado por Jorge L. Borges (argentino), también otros escritores, como Joaquín V. González (argentino) y Edward FitzGerald (inglés) en el siglo XIX, tradujeron y difundieron su obra. De “Rubaiyat”, lo más conocido de su inmensa obra literaria, tomamos este fragmento de su texto: “La magia de la viña”.
Responsible


¡Oh!, no más te atormente lo humano o lo divino,
y que el mañana solo desate su madeja:
¡Hunde tus dedos muelles en el ébano fino
de las trenzas de alguna flexible Hada del vino!

Y tu hora no malgastes, ni en la conquista ociosa
de este o aquel engaño te empeñes ni disputes:
Alégrate más bien con la uva generosa,
que ir en pos de una fruta, o ausente, o venenosa.

Y bien sabéis, amigos, con cual altivo porte
de mi nuevo himeneo celebré el festival,
La Razón repudiando de mi lecho y mi corte,
y a la Hija de la Viña tomando por consorte.

Si al «es» como al «no es», en cierta ley y norma,
y el «abajo y «arriba» con lógica defino,
de todo lo que he visto en la sensible forma,
lo más hondo es el vino que en su alma se transforma.

Mas mis computaciones -se dice- punto a punto,
han ajustado el año a la humana medida;
y si es así, arranca, de un golpe y todo junto,
EL «mañana» aun innato y el «ayer» ya difunto.

Y poco ha en la Taberna, por la puerta fluía,
filtrándose en la sombra, una silueta de Ángel:
una pintada cuba en su espalda traía;
La gusté, y de la uva el sabor trascendía.

La uva, sí, que puede con lógica absoluta
las setenta y dos sectas rivales confundir
Con su Alquimia, que al plomo de nuestra vida bruta
en un tris de maniobra en oro lo transmuta.
(Fragmento)

Esta nota pertenece a la serie Literatura y Vino de Diario del Vino

Leer nota relacionada: Escritores y su relación con la bebida. Hoy Borges 

Reeditado en Buenos Aires, Argentina, en Dirección de Diario del Vino. Lectura 2036

Ultima vez modificado Miércoles, 06 Octubre 2021 19:38