Diario del Vino

version PC Registrate Participa

Diario del Vino

Diario del Vino

Sitio web URL:

Las uvas del infierno

Publicado en Noticias
Traducción mecánica del artículos de Los Angeles Times, Despiste the inferno, grapes must be picked, de fecha 16/10/2017 . A pesar del infierno, las uvas deben recogerse. Los trabajadores de Napa Valley cosechan los últimos frutos de la temporada por la noche.
 
Por Cindy Carcamo
 
YOUNTVILLE, Calif. - Mario Maldonado no llevaba máscara. El jornalero de 22 años pensó que lo frenaría. Además, no le gusta cubrirse la cara cuando entra a los viñedos casi todas las noches.
 
Pero esta cosecha del Valle de Napa fue diferente a la mayoría. Un resplandor rosáceo embarrado emanaba del horizonte. Una neblina flotaba en el aire y entre las viñas. Un motor zumbaba desde un generador que accionaba luces brillantes montadas en tractores detrás de los recolectores. Iluminó el camino de las cosechadoras y acentuó la fina ceniza y el polvo que se arremolinaba junto con algunas polillas.
 
Alrededor de 10 millas al oeste, el fuego de las Monjas ya había rugido a través de más de 46,000 acres. A unos pocos kilómetros hacia el este, el fuego del Atlas había quemado más de 50,000 acres. Ambas conflagraciones marcharon implacablemente a través de viñedos, bodegas, casas, propiedades y vidas que consumen en sus caminos.
 
A pesar del infierno que parecía rodearlos, la cosecha continuó la noche del viernes. Maldonado y casi todos los demás miembros de la cuadrilla dijeron que necesitaban traer la fruta. La bodega tiene uvas para prensa. Los trabajadores tienen facturas para pagar. La cosecha es el alma que sostiene a ambos.
Maldonado olió el humo, pero no le importó.
 
"Esta noche es peor que anoche", dijo. "Pero realmente no me molesta".
 
Se encogió de hombros y tiró racimos de uvas con la mano izquierda, luego con la derecha.
 
Maldonado, un inmigrante guatemalteco con residencia en los EE. UU., se centró en la tarea en cuestión: cosechar algunas de las últimas uvas Cabernet Sauvignon de la cosecha de vino en Slinson Vineyard, propiedad de C. Mondavi and Family.
 
Esta fruta en particular iría a producir vino de reserva preciado, que se recoge solo a mano, dijo Judd Wallenbrock, el presidente y primer ejecutivo de la bodega.
 
A pesar de la oferta de máscaras blancas del administrador del viñedo, que ayuda a filtrar las partículas, muchos de los trabajadores no lo aceptaron. Algunos de ellos estaban en el país legalmente; al menos una pareja son hijos de inmigrantes nacidos en los Estados Unidos. Otros no tenían estatus legal.
 
Lo más preferido es trabajar sin obstáculos. Algunos llevaban bandanas sobre la boca y la nariz. Se apresuraron a llevar a cabo la cosecha justo en el momento adecuado, cuando el azúcar en la fruta es óptima para el enólogo.
 
La recolección nocturna no es inusual. Casi todas las buenas bodegas recogen de noche, dijo Wallenbrock. La cubierta de la noche proporciona temperaturas más frías, lo que es mejor para los trabajadores y para las uvas. La luz del sol tiende a desestabilizar los azúcares y el ácido en las uvas.
 
Durante la mayor parte del viernes y durante toda la semana, Wallenbrock dijo que él y otros funcionarios de la bodega monitorearon de cerca la calidad del aire y las condiciones climáticas, tratando de asegurar que los trabajadores tengan un ambiente lo suficientemente seguro como para elegir.
 
"Solo intentamos mantener a todos a salvo", dijo. "Las uvas son importantes, pero el personal es lo más importante".
 
Wallenbrock dijo que el viñedo está operando con una cuadrilla porque es difícil lograr que los trabajadores contraten la bodega desde y hacia el área de Napa debido a todos los incendios. En el norte de California ya han quemado más de 220,000 acres.
 
Aunque algunos edificios de bodegas, incluyendo salas de degustación, en el Valle de Napa fueron destruidos o sufrieron daños en los incendios, la mayoría de los viñedos sobrevivieron.
 
Muchas bodegas ya han terminado de cosechar para la temporada, pero algunas todavía tienen uvas para atender, dijo Michael Honig, presidente de Napa Valley Vintners. Hasta la semana pasada, aún se necesitaba recolectar aproximadamente el 10% de la cosecha del valle, dijo.
 
El viernes por la noche, un poco más de 30 recolectores corrieron por las filas de viñedos en Slinson Vineyard. Maldonado - parte de una cuadrilla de ocho - trabajó con urgencia y precisión.
 
Las uvas estaban listas para la cosecha. Los racimos de fruta emitieron un sonido sordo cuando Maldonado los arrojó a una papelera de plástico blanco.
 
Un cuchillo con una hoja en forma de luna creciente colgaba de lo que parecía un brazalete en la muñeca de Maldonado. No la usó mucho. Él confió en sus manos cubiertas de guantes para juntar las uvas, agachándose y quitándolas de la enredadera. Recogió el cubo de plástico junto con el pie, levantando el polvo y las hojas resecas del suelo.
 
"¡Adelante! ¡Adelante! gritó el capataz.
 
El contratista de mano de obra agrícola y los capataces recogieron uvas perdidas y las arrojaron a los contenedores. Todo estaba en la cubierta.
 
Había sido un desafío para algunos de los capataces encontrar a la gente suficiente para las elecciones nocturnas del jueves y viernes. Los incendios cercanos habían llevado a la bodega a cancelar la cosecha a principios de semana. Algunos de los recolectores regulares encontraron trabajo en otro lugar y ya no estaban disponibles, agravando la escasez de trabajadores agrícolas.
 
Algunos miembros de la cuadrilla estuvieron allí el 8 de octubre cuando estallaron los incendios. Una mujer, que proporcionó solo su nombre de pila de Teresa y dudó en hablar sobre su estado legal, dijo que se preocupó cuando vio por primera vez las llamas desde una cresta distante.
 
"Parecía un volcán", dijo en español. "Se veía rojo. Todo estaba ardiendo ".
 
Teresa, una inmigrante del estado de México, que rodea la Ciudad de México, creció preocupada, no por ella misma, sino por la gente en los hogares amenazada por el fuego. Los dos días libres no la molestaron.
 
"El trabajo puede esperar", dijo ella. "La vida no espera".
 
Rubén Hernández, que ayuda a administrar una bodega y viñedo separados en Glen Ellen, comparte el mismo sentimiento.
 
Le preocupaba proveer a su familia porque había estado sin trabajo desde que comenzaron los incendios. Hernández, un ciudadano mexicano que se encuentra en el país sin estatus legal pero está en el proceso de ser patrocinado por su esposa ciudadana estadounidense, se refugió con su familia en Windsor.
 
Hernández, tres niños pequeños y su esposa evacuaron su hogar en la bodega cuando su jefe llamó a su puerta cuando estallaron los incendios, instándolo a que se fuera.
 
Aunque la casa todavía está en pie, Hernández no está seguro de cuándo podrá regresar y si sus muebles, ropa y otros artículos personales se pueden rescatar después de todo el humo. Los viñedos de la bodega no sufrieron grandes daños, dijo, y está ansioso por volver a trabajar.
 
"¿Cómo voy a pagar mis cuentas?", Preguntó. "¿Cómo voy a proporcionar comida para mis hijos?"
 
No es solo él, dijo. Hernández, originario de Zacatecas en México, conoce a otros trabajadores inmigrantes que tienden a diferentes viñedos y lo perdieron todo. Sus hogares se incendiaron y también lo hicieron las bodegas donde trabajaron. Muchos no tenían seguro de alquiler.
"Es tan triste", dijo. "Sus manos están atadas".
 
De vuelta en Slinson Vineyard, Teresa llevaba una máscara blanca sobre su rostro. Estaba muy lleno de humo, dijo ella. La mujer, que vive en Stockton, ha trabajado en viñedos durante más de 20 años y nunca había visto nada parecido esa primera noche.
 
Con un rastrillo en la mano, se paró en la parte trasera de un tractor y recogió hojas, palos y otros desechos indeseados de toneladas de uvas Cabernet en un recipiente del tamaño de dos o tres bañeras.
 
La cuadrilla gana $ 145 por tonelada. Los trabajadores generalmente toman alrededor de $ 200 por turno. A veces más. Otras veces menos. Cuánto hacen una hora depende de la velocidad de la cuadrilla.
 
Pasaron las 11 de la noche.
 
"Estoy cansada ahora", dijo Teresa. "Pero tienes que darle todo lo que tienes".
 
En el horizonte, pudo ver el resplandor rosáceo del fuego de las Monjas. Devoraría 1.000 acres adicionales durante la noche.
 
Fuente: Los Angeles Times
Ensenada, 16 de octubre de 2017
 

Efectos del humo en el vino según expertos

Publicado en Noticias

Según declaran especialistas, algunos de la Universidad Davis de California y de la Universidad de Washington, el humo tiene una gran influencia en el vino cuando las uvas han tenido una exposición a el, aunque varía el efecto según el tiempo que hubiere transcurrido.

 En el caso de Sonoma y Napa Valley, se calcula que todavía había uva en las plantas en un porcentaje que fluctuaba entre un 10 y un 30 por ciento. En algunos casos las bodegas habrían dejado un cantidad importante en la búsqueda de un vino con mas alcohol y fuerte personalidad. Esas uvas totalmente maduras, fueron expuestas en algunos casos a un humo pesado y sostenido. Esta influencia del humo le otorga cierta complejidad que puede en algunos casos, beneficiarlo.  Se sabe de Bodegas que han embotellado con etiquetas especiales, en tiempo pasados, advirtiendo de este detalle como una medida buscada en beneficio del paladar.

Sin embargo Anita Oberholster, profesora de la Universidad Davis, sostiene que al tratarse de humo pesado que es absorbido por la planta, finalmente se concentra en los frutos, vale decir en la uva, alterando incluso su química. "Puede tener un sabor a humo severo - dijo - y en esos caso esto es muy malo porque finalmente el vino tendrá un gusto muy parecido al de un cenicero".

Las uvas rojas son mas susceptible a estos efectos que las blancas, porque el vino blanco se produce con menos contacto con la piel de la uva, donde se acumular los compuestos inducidos por humo.

Por otra parte, otros expertos señalan que esos compuestos se unen a los azucares en la uva y persisten después del embotellado, intensificandose a medida que el vino envejece. Esta vez la estrategia de dejar un mayor tiempo la uva sin cosechar, verdaderamente fué de una estrategia equivocada.

Voceros del grupo Vintners de Napa Valley dijeron que la mayoría de la uva que había quedado en la planta correspondía a la variedad Cabernet Sauvignon, que por su piel gruesa, es probable que tenga una incidencia mas baja.

Napa y Sonoma, con sus condados adyacentes, representan el 12 por ciento del vino producido en toda California, pero son las uvas mas preciadas del Estado. 

Las ventas minoristas de vinos de California representan 32 mil millones de dólares al año, y el Estado se ubica como cuarto productor mundial de vino después de Francia, Italia y España.

Ensenada, Baja California, México, 16 de octubre de 2017

 

Ilustración: Mapa satelital de la ubicación de los focos del incendio. Este cuadro no se ha modificado desde el inicio de esta pesadilla.

Es dificil pensar que a pocos kilómetros donde me encuentro escribiendo este resumen de noticias, la potencia mas grande del mundo está sintiendo el peor cimbronazo económico, social y de salud del otrora feliz País del Vino. Efectivamente, la vida de Baja California, hermana del sur de la California norteamericana, se encuentra fluyendo sin ningun inconveniente. En el norte, y aún mas alla, en el límite del Norte de California de USA, el infierno se ha desatado con toda su furia. Pero si ustedes me piden que señale hasta donde estos males de la región mas Calurosa (como un Horno), tal es la traducción literal del nombre Cali (calor) Forno (horno), se descompone, vamos a recurrir a la síntesis de los diarios, no solo de la Región sino del mundo. 

Empecemos por España. Tal vez parezca una liviandad mencionarlo pero la reflexión a 9.000 km. de distancia es seguramente que va a pasar con la economía del lugar que se asienta sobre bien aceitados mecanismos de enoturismo, turismo y vino. Una zona, comparando con Europa, muy parecida a La Toscana, supo aprovechar desde el fructífero año 1976 de todas sus características basadas en un artilugio de Marketing: La Cata en la que se enfrentaron vinos de California contra los de Bordeaux, y ganó...California. Desde ese momento y olvidando los viejos problemas de la Ley seca, el capital norteamericano construyó allí un reducto asentado precisamente en el vino, el espectáculo, la cinematografia, las excentricidades y el fastuosismo del American Dream. Y en la última década, la llegada de oleada de dinero duro desde Asia. Hoy el interrogante ante este espacio declarado en Emergencia y Zona de Desastre se cierne la incógnita de qué va a pasar con el vino: Nadie, ningún analista, ni economista, ni periodista ni comunicador, está en condiciones de señalarlo: la cosecha estaba ya en la práctica casi terminada, vale decir que - teoricamente - gran parte de la uva debía estar en Bodega. Sin embargo, sobre el particular hay un manto total de silencio. Solo ha trascendido que una mínima parte de las bodegas están realmente comprometida por este desastroso evento, pero que la mayoría deberia estar con sus stocks a salvo. Pero, como decía una reportera de Univisión, nadie quiere hablar sobre el tema y se maneja, obviamente como un secreto de Estado Una crónica sobre esto corresponde al Diario ABC de España

Mientras tanto, Telemundo de San Diego, ofrece un panoram mucho mas amplio desde el punto de vista de la contención social, haciendo referencia a la condición de Santuario que se estaba discutiendo con las autoridades del Estado, para proteger la mano de obra inmigrante, que ya estaba colopsando por su ausencia al final de esta temporada. Telemundo insiste en un hecho puntual: mas de 20.000 inmigrantes, casi todos de nacionalidad mexicana, estarían deambulando entre las playas y las casas de amigos y familiares, buscando la protección de un lugar seguro porque se resistirían a concurrir a uno de los Refugios habilitados por temor a tener que enfrentar un pedido de documentos, que no tienen. Las autoridades insisten que nada de eso pasará, pero aparentemente,estas garantías no serían escuchadas, dada la presión de la autoridad policial que, sospechan los trabajadores, cierran fila a la caza de sus víctimas. Este es el informe de Telemundo. 

Pero, por si esto fuera poco, el Diario www.cuatro.com  se hace eco de una información distribuida por nuestros colegas del diario Los Angeles Times, de Los Angeles, en el que se señala suscintamente que el gobernador del estado de California, Jerry Brown, ha declarado el estado de emergencia debido a un brote de hepatitis A, que ha dejado al menos 18 muertos, según han informado medios locales. Esto y todo lo anterior, hacen un coctel que le da la razón al dicho eterno de que las "desgracias nunca vienen sola". Leer el informe de cuatro.com

Será este un largo fin de semana. Mientras tanto, ya están trabajando cuadrillas compuestas por 550 presos que cobran 1 dolar la hora, ayudando en el combate contra las llamas. Es forzoso mencionar sin embargo que el fuego no ha dado un margen de tregua: hoy a casi una semana, todos los focos continúan en activo, y la a destrucción original se suman muchos condicionantes. Seguiremos informandoles, con el dolor de tocar la fibra mas sensible de nuestro lectores: el sentmiento humanitario ante la desgracia. 

Ricardo Brizuela

Ensenada, Baja California, México, 14 de octubre de 2017

 

Copyright Diario del Vino 2005-2014

Arriba version PC